Presentación

Desde que a finales del siglo XVIII la primera máquina de vapor verdaderamente operativa se pusiera en funcionamiento y salvo el paréntesis dual que supuso el Sistema de Economía Planificada, el sistema económico que ha protagonizado la evolución económica, política, social y filosófica en estos dos últimos siglos ha sido el Sistema Capitalista.


Para bien o para mal, con sus lagunas y logros, con sus períodos de explotación y de cierto bienestar, el Sistema Capitalista ha diseñado la evolución humana del mismo modo que anteriormente el Mercantilismo diseñó otros parámetros de comportamiento económico, político, social y filosófico; y de la misma manera que, antes de él, lo hizo el Feudalismo.


Cada Sistema es fruto de un tiempo y cada tiempo es propio a un Sistema, por ello, los Sistemas nacen cuando las condiciones y circunstancias propician que un nuevo Sistema aparezca y muere cuando las circunstancias y condiciones comienzan a propiciar un Sistema nuevo. Y hoy, en los albores del siglo XXI, el Sistema Capitalista está desapareciendo debido a que aquellas circunstancias que propiciaron su aparición y a que aquellas condiciones que dieron lugar a su nacimiento ya son otras totalmente distintas, tan distintas que hacen imposible que el Capitalismo realice otra de las varias adaptaciones que a lo largo de estos dos siglos ha realizado.


Santiago Ni&ntildeo Becerra
Santiago Niño Becerra
Barcelona 1951


Durante más de quince años vinculado a la industria siderúrgica,
hoy catedrático de Estructura Económica
en la Facultad de Economía IQS de la
Universitat Ramon Llull, Barcelona, España.



Volver

2003