LOS PRINCIPIOS


En el largo camino evolutivo que la Raza Humana ha tenido que recorrer, parece que existe unanimidad en aceptar que fue hace entre seis y cinco millones de años cuando, en el Africa Oriental, del tronco de los primates se separaron los primeros homínidos.

Esta nueva especie, aunque formada por integrantes diferenciados debido a la evolución que sufrieron durante los siguientes tres millones de años, tenía la característica común de estar formada por animales bípedos aunque con rasgos muy semejantes a los primates, de ahí la calificación que se le ha otorgado: Australopithecus.

A partir de descubrimientos realizados en 1996 y 1998 en la región de Medio Awash, en Etiopía, el último miembro de esta especie podría haber sido el Australopithecus Ghari; su interés, en gran medida, estribaría en que pudo haber utilizado piedras burdamente trabajadas, piedras que han sido halladas y datadas con fechas coincidentes con el Australopithecus Ghari: -2600000. La importancia de estos utensilios es fundamental ya que indicaría que sus utilizadores pudieron mejorar su dieta al acceder a alimentos nuevos, como el tuétano de los huesos, lo que comportó la mejora de su dieta.

De ser cierto lo anterior (otra posibilidad sería que el Ghari fuera parte de una linea colateral), a partir de este homínido se iniciaría una nueve especie cuyo primer integrante habría sido el Homo Habilis (aprox. -2000000), primer elemento de los seres humanos.

El Homo Erectus (-1500000/ -1000000), con mayor perfección en la fabricación de instrumentos de piedra y dominador del fuego, fue el primer homínido en salir de Africa: entre -1000000 y -700000 fue extendiéndose por Europa y zonas templadas de Asia.

La evolución del Homo Erectus dio lugar, entre -300000 y -200000 al Homo Sapiens, y si hasta este momento no existe plena coincidencia en cuanto a las diferentes apreciaciones que explican esta evolución, a partir de aquí, y hasta el -10000, las discrepancias son notables.
¿Se fue produciendo una adaptación zonal del Homo Erectus en zonas de Europa y del Próximo Oriente que dieron lugar a la aparición del Hombre de Neanderthal (-100000 a -40000), o éste fue tan solo una rama colateral de la evolución que terminó por extinguirse?.

Por las enormes similitudes genéticas halladas en estudios realizados en una forma de ADN transmitida por la madre, ha sido concluido por parte de varios antropólogos que, entre el -200000 y el -90000 y a partir de zonas del Sur de Africa o del Próximo Oriente, se fue produciendo la evolución y extensión del Homo Sapiens sustituyendo paulatinamente a poblaciones primitivas de este mismo género.

Con el tiempo, la evolución fue dando lugar a un hecho decisivo: la separación en ramas diferenciadas de la especie común, lo que fue posibilitando, a través de pequeñas separaciones genéticas acompañadas de movimientos migratorios, la aparición de los diversos grupos demográficos mundiales y de las diversas familias lingüísticas en las que éstos se fueron agrupando.

Aproximadamente hace cien mil años, en Africa, se produce la primera separación; a raiz de ésta, se establece una primera división por la que unos grupos darán lugar al Grupo de Poblaciones Africanas y a una serie de familias lingüísticas de las que, por su importancia posterior, destaca la llamada Camitosemítica.

El resto de la especie humana no perteneciente al grupo africano se escinde a su vez en dos ramas. Una de éstas, hace unos cincuenta y cinco mil años se subdividió en dos nuevas lineas; una fue la que dio lugar al Grupo de Poblaciones Australianas de Australia y Nueva Guinea, la otra dio lugar a dos grupos de poblaciones, las del Sureste de Asia y las de las Islas del Pacífico.

La otra rama se subdividió hace unos cuarenta y tres mil años dando lugar a otros dos que generaron tres grupos de poblaciones; las Poblaciones Caucasoides, en las que destacó la familia lingüística Indoeuropea, las Poblaciones de Nordeste de Asia, destacando la Sino - Tibetana, y las Poblaciones Americanas.

Todas estas divisiones pueden darse por concluidas en el -30000, aunque la evolución particular de los distintos grupos en las diferentes zonas fue sustancialmente distinta.

Hasta el -10000 se van sucediendo una serie de culturas que caracterizan a dos tipos humanos. En la Cultura Musteriense (-130000 a -34000) y en el área comprendida por Europa -excepto Yugoslavia y Grecia-, Norte de Africa, la mitad de Anatolia y Mesopotamia e Irán, se desarrolla el Hombre de Neanderthal, cuya desaparición principia con la llegada a Europa de grupos pertenecientes a alguna de las divisiones referidas y la implantación de las culturas Auriñacense, Solutrense y Magdaleniense, famosa ésta por desarrollar las pinturas en las cuevas, hasta el -10000, en las que se desarrolló el Hombre de Cro-Magnon. Es en este período, entre el -40000 / -35000 y el -10000, cuando fueron apareciendo las diferencias culturales, es decir, el trinomio lenguaje - creencias - costumbres.

Gran parte de lo hasta ahora referido sucedió en una extensa fase de tiempo conocido como Paleolítico (-2500000 a -10000) caracterizado por darse períodos intermitentes de frío intenso en los que los hielos avanzaban hasta una linea que en Europa puede situarse a la altura del Mar Negro. En el -10000 puede darse por finalizado el último período glacial, inaugurándose una nueva etapa denominada Mesolítico (-10000 a -5000).

En el Mesolítico se produce la aparición de diferencias entre culturas cazadoras y recolectoras, en gran medida, en función de los lugares de establecimiento, por lo que empieza a ser pertinente distinguir zonas y lugares concretos.

A lo largo de todo el Paleolítico y de gran parte de Mesolítico, la actividad humana fue nómada, es decir, cazadora y recolectora, aunque se dieron dos excepciones. Entre el -15000 y el -10000, en campamentos establecidos en el Alto Egipto, en las inmediaciones del Nilo, se produce una cierta repetición anual en las cosechas de cebada y trigo y, entre el -14000 y el -11000, en la zona de Palestina, se da la Cultura de El - Kabareh que en el -11000 evoluciona en la Cultura Natufiense; ambos hechos son el antecedente de un cambio radical que tiene lugar en la fase siguiente.

Entre el -9000 y el -8000 comienzan a producirse dos hechos que van a ser básicos para la evolución de la humanidad. Distintos grupos se aperciben de que es posible la producción controlada de frutos que anteriormente reproducía la naturaleza, además, se dan cuanta de que es posible la reproducción en cautividad de animales que les son útiles pero que hasta ese momento han tenido que ser cazados por encontrarse en estado salvaje. Ambos hechos dieron lugar a la aparición de la agricultura y de la ganadería.

Por ello, en la fase siguiente, el Neolítico (-8000 a -4000), va produciéndose un progresivo paso del nomadismo a la sedentarización, lo que propicia el inicio del urbanismo y la introducción de una cierta división del trabajo y que se vio ayudado por el progresivo perfeccionamiento de los diferentes utensilios, ello propicia a un continuado aumento de la población.

Además, los mejores métodos productivos posibilitan la aparición de "tiempo disponible", desarrollándose la cerámica, la cestería y los hilados y tejidos. También el sentimiento espiritual se va desarrollando, generalizándose el culto a los muertos en forma de necrópolis y monumentos funerarios.

Van apareciendo las primeras culturas evolucionadas: Jericó, Jordania (-8000), Cuenca del Huang-He, China (-8000), Catal - Huyük, Turquía (-7000); también empieza a utilizarse el primer material distinto de la piedra y manipulado por el hombre de la historia: en el -6200, en la parte central de Turquía, comienza la fundición del Cobre, en cuya difusión influyeron las minas que de este material existían en Anatolia, los Montes Zagros, y la Península del Sinaí .

Tanto la agricultura como la metalurgia del Cobre y la cerámica se van extendiendo: introducción de la agricultura en los Balcanes en el -6500, o iniciándose en diferentes lugares: inicio de la cerámica en el Sahara en el -7500, inicio de la agricultura en Perú en el -8500, en México y en el Valle del Indo y en Nueva Guinea en el 7000, en China en el -6000.

En este escenario, las diferentes familias lingüísticas fueron evolucionando formando distintos grupos tribales. Por el adelanto evolutivo que representaron respecto a las restantes destacan las poblaciones pertenecientes al grupo de lenguas Indoeuropeo y Camitosemítico.

El grupo de pueblos Indoeuropeos tuvo su origen en la zona comprendida entre el río Ural y los mares Caspio y Negro, detectándose su presencia desde el -5000, aquí lograron la domesticación del caballo aproximadamente en el -4400.

Por su parte, el grupo de pueblos Camitosemitas, tuvo su origen en el Norte de Arabia, siendo entre el -5000 y el -4000 cuando comenzó a producirse la ruptura de la lengua, y a manifestarse en emigraciones sucesivas que cubrieron el Suroeste de Asia y el Norte y Este de Africa.

Hacia el -4000 puede darse por concluido el Neolítico al comenzar en el Oriente Próximo el moldeo del Bronce. Llegado este momento, la agricultura se encontraba extendida a prácticamente toda la Tierra.



Volver

2003